Extracción de cordales

Cuando a las cordales les falta espacio para salir o están produciendo efectos adversos en los dientes adyacentes, que no permitan tener una erupción correcta, necesitan ser extraídas. En Vibart Dental Clinic implementamos una novedosa técnica en la extracción de cordales sin dolor para que nuestros pacientes tengan una buena experiencia.

Extracción de cordales

Extraemos tus cordales sin dolor

Las cordales forman su raiz durante la adolescencia, al ser las últimas muelas en desarrollarse, es por esto que en la mayoría de los casos no hay suficiente espacio para que se acomoden bien en el arco dental.

Para realizar un diagnóstico de su estado, realizamos una radiografía dental panorámica que nos permite confirmar el número de dientes en la boca del paciente y verificar si las cordales se encuentran en mala posición para ser extraídas.

Para pacientes muy nerviosos, contamos con diferentes tipos de sedación tales como máscara con óxido nitroso (gas de la risa), sedación venosa o anestesia general para que estés muy relajado y tranquilo.

¿Por qué deben ser extraídas?

Cuando las cordales se encuentran en buena posición y no están produciendo molestias se pueden dejar en la boca. Sin embargo, es muy común que en la mayoría de las personas, al no haber suficiente espacio para que estas salgan se generen problemas en el futuro.

Si las cordales no son extraídas, se presenta dolor, sobre todo en las cordales inferiores, ya que cuando empiezan a salir, no tienen suficiente espacio y la encía que queda cubriendo la cordal se inflama con frecuencia, esto se llama una “pericoronitis”, lo cual también puede generar infección e inflamación en la cara.

Preguntas frecuentes

Se recomienda su extracción para evitar molestias en el futuro, ya que con mucha frecuencia las cordales definitivamente no tienen espacio para salir y se quedan incluidas en el hueso. Allí dentro del hueso pueden presionar el segundo molar y en ocasiones producir daño en su raíz, también se puede formar un quiste o un tumor a partir del tejido que forma la muela y en esos casos se requiere de una cirugía mayor para controlar el problema.
Es recomendable extraer las cordales cuando tienen parte de la raíz formada pero no completamente, esto es cerca de los 16 a 17 años ya que en ese momento tienen un tejido blando que las rodea, lo que hace que su extracción sea más fácil, con menos trauma y por lo tanto menos inflamación.
Depende de la evolución de cada paciente. Se puede decir que la mitad de los pacientes no se inflaman y podrían hacer la mayor parte de sus actividades al otro día de la extracción, pero la otra mitad si tienen inflamación. En general esa inflamación se presenta al segundo o tercer día de la extracción y luego empieza a disminuir, por eso es muy importante ponerse hielo esas primeras 48 horas y al tercer día aplicarse paños de agua tibia con sal. Generalmente si se hace la extracción un viernes, al lunes puede ir a estudiar.
Los pacientes extremadamente nerviosos pueden requerir anestesia general, aunque existen otras alternativas como la sedación con Óxido Nitroso, que es una mascarita con la que se administra un gas llamado el “gas de la risa”, el cual relaja al paciente y le disminuye la ansiedad, esto es muy seguro y el paciente se siente mucho más tranquilo. Otra opción intermedia entre la anestesia general y la sedación con Óxido Nitroso es la sedación intravenosa. El Doctor Villegas le explicará todo sobre estas opciones.
No, la extracción no debe doler, solo se siente presión pero no dolor.
La anestesia molesta un poco, aunque hay técnicas para que todo sea muy soportable. La mascarita con el Óxido Nitroso ayuda a que ésta duela mucho menos. Además, existen formas de aplicar la anestesia local para que la molestia sea mínima
La recomendación es llevar una dieta líquida o blanda después de la extracción, pero en cuanto se sienta capaz puede iniciar su dieta normal. Los líquidos fríos, helados y la gelatina ayudan los primeros días a la recuperación. Las sopas pueden tomarse a la temperatura normal (tibia).